sábado, 3 de septiembre de 2016

Diez o doce boxer; pantalones y camisetas suficientes para los próximos diez días; medicinas que eviten las consecuencias de los excesos cometidos a la mesa; gafas de sol, dinero en efectivo... y un libro. La maleta queda lista entonces, solo entones, cuando la ropa y todo lo demás quedan coronados por un libro. O varios.


Me llevo un viaje a un viaje. Madrid-Cochabamba, me cuenta uno de sus dos autores, es un retrato de dos ciudades y del hombre. Por eso, porque quien viaja solo busca conocerse en los otros, rompo el azar para hacer kilómetros físicos y, a la vez, viajar a otras dos urbes más a través de las páginas.

Observo la portada tras hojear su interior. Trazo con mi dedo corazón el título -Madrid-Cochabamba- y pienso, antes de cerrar la maleta, en si sabré sobrevivir a esta 'cartografía del desastre'.

¡Addio!






Daniel J. Rodríguez//@DanielJRguez

0 Apuntes del lector: